La Historia del Vino Chileno

Autor:
Livia Borrelli

La Historia del Vino Chileno

Las primeras vides plantadas en Chile fueron traídas a mediados de 1550 por los misioneros de España, quienes querían producir vinos de mesa y para las celebraciones eucarísticas. Estos varietales (vino elaborado con un sólo tipo de uva) españoles produjeron vinos chilenos durante varios siglos. Los productores utilizaban técnicas primitivas para producir vinos rústicos.

Adega de vinoEn el siglo XIX, Chile se independiza de las leyes españolas y las clases privilegiadas chilenas empiezan a viajar a Europa, teniendo la oportunidad de apreciar los vinos franceses. Con el inicio de la importación de los varietales de los grandes vinos de Bordeaux, los chilenos descubrieron que podían producir una mejor clase de vinos, comenzado así, la era moderna de producción de este sureño país.

Cata de vino

En 1830, un gran número de sus primeras especies eran de vides francesas saludables de vitis vinífera, y que por estar aisladas, se mantuvieron libres de la filoxera o parásito de la vid. Durante la segunda mitad del siglo XIX, los viñedos de Europa fueron devastados, mientras los de Chile continuaban intactos. Como consecuencia de esto, fue descubierta una variedad de uva que se pensaba extinta: la Carmenère.

Tipos de Vinos Con la muerte de Allende en 1973, el poder político pasó a manos del gobierno militar represivo de Augusto Pinochet, que dio fin al proceso de nacionalización y devolvió los viñedos a las familias históricas. Los diecisiete años siguientes trajeron la guerra civil y la producción de vinos perdió su vigor. La mitad de los viñedos fueron destruidos a principios de los años 80.

UvasCuando la democracia y la estabilidad de Chile fueron restauradas, los productores internacionales quisieron invertir en la agricultura chilena, pues por su clima propicio, atrajo el interés de empresas de Francia, Estados Unidos, España y Japón.

Vinas Chilenas Las nuevas compañías invirtieron fuertemente en modernas tecnologías, revitalizaron y replantaron los viñedos, compraron equipos de producción avanzada y trajeron una nueva generación de winemakers formados en universidades.

Degustación de Vino El resultado fue sorprendente: Chile se transformó de un día a otro en la capital mundial de los vinos con mejor costo-beneficio gracias a millones de personas que asociaban el nombre del país con vinos varietales deliciosos y a muy buen precio.

WinemakersAhora, con planes más ambiciosos, los mismos productores internacionales que ofertaron los vinos chilenos a precios muy reducidos, quieren dirigirse a una categoría más refinada de vinos. Buscando impresionar a los connaisseurs, los winemakers criaron vinos de diferentes estilos: expresiones personales del terroir, vinos “modernos” limpios, afrutados y listos para conquistar a consumidores internacionales con su tradicional finesse y elegancia; dando vida en Chile “a la Bordeaux del hemisferio sur”.



.